¿Qué?

Los hilos tensores son un tratamiento mínimamente invasivo cuya finalidad es la obtención de tensión en la zona tratada. Es un trabajo en 3 dimensiones, cuyo éxito depende de la pericia y el diseño del médico, no del número de hilos. Los hilos estimulan la dermis, formando bandas de colágeno tipo uno y tres que permanecen, ya que la polidioxanona (PDO) se hidroliza y desaparece en un período de tres a seis meses.

¿Para qué?

Para vencer la flacidez. El estímulo que ejerce la PDO sobre la dermis ayuda a dar elasticidad y mejorar el aspecto cutáneo. Se trata de un tratamiento efectivo, tanto en hombres y mujeres, que reduce el estrés cutáneo y ralentiza nuestro reloj biológico.

¿Dónde?

En mis cinco años de experiencia con este tratamiento, estoy especialmente satisfecha con los resultados en la boca y el arco mandibular. El tratamiento con hilos es de los pocos con buenos resultados en el cuello y, además, pueden aplicarse en cualquier parte de la cara o el cuerpo.

¿Cuánto duran?

La duración del resultado estético va a depender del paciente y la zona donde se aplica. En condiciones normales, una media de año y medio, pudiendo prorrogarse con pequeños retoques.

¿Duele?

Procedimiento estético NO quirúrgico prácticamente indoloro. Utilizo anestesia local y tiene muy pocos efectos secundarios, pudiendo reincorporarte a la vida cotidiana de forma inmediata.

Si quieres más información, no dudes en consultarnos en  922 24 58 51