TRATAMIENTOS FACIALES

La experiencia de la doctora, asegura escoger el tratamiento o la combinación de tratamientos más indicados para conseguir, con armonía, vivir más atractivos, ahora y con el paso de los años.

Hilos tensores: Técnica innovadora, segura, con anestesia local e indoloro, para biorehabilitación para la mejora de la tensión del rostro y el cuerpo.

Los hilos tensores son una técnica regeneradora, basada en la implantación de múltiples hilos reabsorbibles con Polidioxanona, un material quirúrigico utilizado desde hace 25 años en sutura cardiovascular.

Se trata de un tratamiento anti-aging no quirúrgico que consiste en la colocación en la dermis de varios hilos de PDO bioreabsorbibles, que combaten la flacidez desde el interior y estimulan la activación del colágeno en la piel. De esta forma, creamos una malla subdérmica de soporte, provocando un efecto lifting inmediato, mejorando la piel flácida. La implatación de los hilos estimula la creación natural de colágeno y elastina, estos van disminuyendo según envejecemos, apareciendo las primeras líneas de expresión y arrugas.

La implantación de los hilos es sencilla y rápida, mediante técnica ambulatoria sin cicatrices ni marcas, permitiendo el desarrolo normal de nuestra actividad cotidiana. Es totalmente compatible con otras terapias medico-estéticas.

Zonas donde se aplican los Hilos Reabsorbibles Tensores:

– Frente Ojos  – Área periorbicular  – Mejillas  – Elevación de cejas  – Surco nasogeniano (rictus y comisuras)  – Arco mandibular  –  Área submentoneana (también conocida como papada)  – Cuello  – Líneas del cuello  –  Escote

El tratamiento se puede hacer por áreas o completo. El efecto anti-aging es inmediato. Las mejorías se observa a los 30 días de la sesión y se consolida a los tres meses. Los resultados varían según la edad del paciente. El resultado con un único tratamiento, normalmente, tiene una durabilidad de unos 10 a 12 meses, aunque puede ampliarse con retoques.

Rellenos: un método no quirúrgico, con anestesia local e indoloro, dentro de la medicina estética, destinado a corregir deformidades del contorno facial sin cirugía, como arrugas, pliegues, y cicatrices, o modelar estructuras como labios, nariz u ojos.

Desde el comienzo de la medicina estética, uno de sus retos ha sido buscar el relleno ideal, aquel que tenga una duración correcta, que se adapte a nuestro envejecimiento, que no sea tóxico y que dé pocas complicaciones locales.

Existe una gran amplitud de tratamientos, pero usamos el ácido hialurónico de tercera generación por su seguridad y por su capacidad de conseguir resultados naturales sin modificar la expresión del rostro, consiguiendo con una duración que permite ir corrigiéndolos según la edad del paciente.

Volumétricos: Conseguimos compensar los volúmenes del rostro alcanzando la armonía estética. Se utiliza en pómulos, boca, ojeras, mentón y nariz, utilizando materiales reabsorbibles.

Arrugas finas: Se utilizan rellenos reabsorbibles de larga duración para entrecejo, cejas, líneas de sueño o cualquier otros tipo de depresión dérmica.

Arrugas medias: nasogeniano y mentón.

Toxina botulínica Tipo A: Se trata de una proteína purificada que se inyecta en cantidades muy pequeñas en los músculos de la cara, consiguiendo un efecto relajante y haciéndonos sentir más atractivos.

El tratamiento con Toxina botulínica Tipo A es un tratamiento indoloro que nos ayuda a prevenir, quitar o suavizar las arrugas del movimiento, como son las famosas patas de gallo o las del entrecejo.

Con más de diez años de experiencia y puesta al días en todas sus novedosa aplicaciones, la Doctora Madan es pionera en el uso de este tratamiento.

Elaboramos tratamientos personalizados, conseguiendo suavizar la expresión facial, haciéndola más atractiva y manteniendo el gesto que la caracteriza. El efecto del tratamiento aparece a los cinco días y mejora hasta los 15 días, con una duración que se extiende entre cuatro y seis meses.

Peeling: Un tratamiento médico de cabina con el que conseguiremos diferentes tipos de mejora cutánea

Este año hemos incorporado PRX que, además de ofrecer mejora cutánea por su especial composición, consigue reafirmar la zona.

Podríamos decir peeling es un tratamiento médico de cabina que se hace con diferentes alfahidroxiácidos para conseguir diferentes tipos de mejora cutánea: coloración cutánea, unificación, cierre de poros, dar luz, etc. que, a su vez, se combina con tratamiento de cremas en casa. Se trata de un tratamiento de tercera generación, que no nos supone ningún impedimento y nos permite retomar nuestras tareas de forma normal e inmediata.

La evolución de nuestros pacientes son la mejor muestra de la efectividad de los tratamientos:

ANTES

DESPUÉS

ANTES

DESPUÉS

ANTES

DESPUÉS